Publicado el

Cómo dar un masaje de cuello y hombros

Las personas que permanecen sentadas o conduciendo por largos períodos de tiempo suelen experimentar mucho dolor en el cuello y los hombros. Además de eso, muchas veces acumulamos toda la tensión y el estrés de la vida cotidiana en esta zona.

El masaje de cuello es una de las mejores soluciones para recuperar la energía perdida durante el día y aliviar el estrés.

Aquí te dejo los beneficios de un masaje de cuello y hombros y, por supuesto los pasos que debes seguir para realizarte uno en casa luego de esa cansada jornada de trabajo.

Los beneficios de los masajes son incontables, pueden mejorar la circulación, aliviar los dolores de cabeza, mejorar el estado de ánimo y elevar los niveles de energía.

Y no es necesario que tu o tu pareja sean masajistas profesionales para obtener excelentes resultados.

Beneficios del automasaje

El automasaje tiene múltiples beneficios en cuanto a los problemas que afectan a los hombros, la columna y la cabeza. Con un automasaje puedes aliviar muchas dolencias, desde cefaleas tensionales hasta hernias cervicales.

Un automasaje de cuello y hombros tiene los siguientes efectos:

  • Incrementa el flujo sanguíneo local, lo cual favorece el drenaje de sustancias bioquímicas que incrementan el dolor.
  • Elevación del umbral del dolor debido a una liberación de endorfinas.
  • Las fuerzas aplicadas sobre los tejidos blandos tienen efectos sobre la flexibilidad del tejido conectivo; estimulan el sistema miofascial y estimulan cambios en el tono muscular.
  • Aumento de movilidad en los tejidos de la piel, fascia y músculos.
  • Produce un estado de relajación y bienestar.

¿Cómo dar un masaje de cuello y hombros?

Existen dos modalidades para dar un masaje de este tipo. Uno, cuando la persona está sentada y otro,  cuando está acostada boca arriba. Con las siguentes maniobras de automasaje que te voy a explicar puedes trabajar toda la musculatura cervical superficial y profunda; especialmente el músculo trapecio y transverso, que tienden a acortarse y acumular tensiones excesivas.

Mientras la persona está sentada

Paso #1

Si quieres darle un masaje a un amigo o a tu pareja mientras está sentado lo más importante es que su espalda esté recta pero que se sienta cómoda. Y que tú estés a una altura adecuada para llegar a sus hombros y toda su espalda.

Paso #2

Ten en cuenta que debes realizar movimientos largos y suaves a lo largo de toda la superficie de los músculos como en un masaje shiatsu en lugar de aplicar presión intensa de un estilo como el masaje de tejido profundo.

Si encuentras nudos de tensión, puedes aplicar una presión leve focalizada.

Paso #3

Ten en cuenta que los músculos pueden tensarse al tocarlos. Por eso te recomiendo, que comiences el masaje utilizando los dedos para relajar y preparar tanto el cuello como los hombros. Apresúrate y coloca el dedo anular, medio e índice en el lugar donde la base de la cabeza se encuentra con el cuello y aplica una presión ligera pero firme.

Desliza los dedos hacia los lados del cuello, moviéndolos hacia los hombros siempre aplicando una presión uniforme.

Paso #4

En caso de que te encuentres con nudos duros en los músculos puedes utilizar los pulgares para amasar estas zonas.

¿Cómo hacerlo? Coloca los pulgares en el nudo de tensión. A su vez, coloca los otros cuatro dedos de cada mano frente a los hombros de tu pareja y aplica una presión firme con los pulgares realizando un movimiento de amasamiento para liberar la tensión en los músculos.

Paso #5

No olvides los músculos de la espalda de los lados del cuello. En ellos también se acumula mucha tensión y por ende, dolor debido a la cantidad de estrés.

Desliza la mano hacia arriba y hacia abajo en todo el cuello y desplázate por todo lo ancho del cuello.

Paso #6

Aplica presión en la parte exterior de los omóplatos. Presiona tus dedos sobre los omóplatos y aplica una presión firme. Mueve las manos realizando un movimiento circular y de amasamiento para liberar la tensión de los músculos ubicados en la espalda alta.

Paso #7

Si bien la mayoría de los masajes se concentran en los hombros, el cuello y en la espalda alta, también es buena idea prestar un poco de atención a la parte superior del pecho. Coloca una mano en la espalda de tu pareja y utiliza tus dedos para frotar firmemente haciendo movimientos circulares justo debajo de la clavícula. No en el hueso pues puedes causarle dolor.

Paso #8

Tal vez pienses que los brazos no están relacionados con la tensión que se siente en el cuello y los hombros, pero creeme que sí lo están. Y aliviar la tensión en ellos también beneficiará al cuello.

Realiza movimientos desde los hombros hacia los brazos y vuelve a subir aplicando una presión suave pero firme.

Paso #9

Los pulgares son excelentes para ejercer una presión focalizada y aflojar nudos. Sin embargo, puedes causar dolor si solo utilizas esos dedos, por lo que te recomiendo usar toda una mano.

Utiliza las palmas de tus manos para aplicar una presión ligera sobre las áreas más grandes del músculo.

Mientras la persona está acostada boca arriba

Paso #1

En este método tu pareja o amigo debes estar en posición decúbito supino. Lo ideal es que la persona se acueste en una superficie alta para que no te moleste la espalda.

Paso #2

Para hacer el masaje más fácil puedes conseguir aceites para masaje, el de coco o almendras son muy buenos. Asegúrate de que tu pareja no tenga ninguna alergia.

Coloca el aceite o loción en tus manos y frótalas un poco para que se caliente y sea más placentero.

Paso #3

Párate detrás de su cabeza, y coloca las palmas de tus manos sobre los lados del cuello. Realiza movimientos de masaje sueco largos y suaves para aplicar presión en el cuello y sobre los hombros.

Paso #4

Coloca cuatro dedos debajo de ambos lados del cuello y aplica una presión firme, pasando los dedos desde la base del cráneo hasta el hombro y de regreso.

Repite este movimiento pasando los dedos por todo el largo del cuello.

Paso #5

Pasa los pulgares por el cuello y los hombros. Aplica una presión firme y desliza los pulgares hacia los lados del cuello. También deslízalos por los hombros hasta llegar a los bordes donde se conectan con los brazos.
Utiliza toda la superficie de tu pulgar, no solo la punta. 

Paso #6

Gracias a la posición en la que está acostada tu pareja puedes masajear el pecho. Los músculos en la parte delantera del pecho funcionan junto con los del cuello, así que es importante que les prestes atención.

Aplica una presión suave con movimiento de de amasamiento en la parte delantera de los hombros y en la parte superior del pecho, debajo de la clavícula.

Paso #7

Coloca los dedos índice, medio y anular debajo de ambos lados del cuello de tu pareja. Comenzando por las orejas y aplica una presión en forma de movimiento ondulante alejándote de la cabeza, en dirección hacia los hombros. Sé firme pero no brusco.

Paso #8

También puedes girar su cabeza hacia un lado para exponer esa parte de su cuello. Sostén su cabeza manteniendo una mano colocada debajo. Al terminar de masajear un lado del cuello, gira su cabeza suavemente hacia el otro lado y masajéalo.

Paso #9

Pasa los dedos detrás de las orejas haciendo movimientos circulares. Los músculos detrás de la oreja, justo debajo de donde la cabeza se conecta con el cuello, tienden a tensarse mucho. Por eso es bueno que realices movimientos circulares en esta área. Pero antes no olvides colocar la cabeza de tu pareja en una posición vertical de modo que puedas masajear ambos lados del cuello al mismo tiempo.

Paso #10

Masajea los músculos que se ubican justo encima de la clavícula. Sentirás una abolladura pequeña sobre este hueso. Utiliza los dedos para masajear suavemente los músculos de esa área realizando movimientos circulares y de amasamiento.

Últimos consejos

Si sientes bultos o nudos en el cuello o los hombros, puedes amasarlos lentamente con los pulgares hasta que ya no puedas sentirlos.

Realiza tu masaje con movimientos irregulares, varía la presión y ve de un músculo a otro para que la experiencia sea más agradable.

Los músculos en los hombros, cuello, espalda y brazos están directamente relacionados. Al realizar un masaje más amplio en lugar de enfocarte en sólo los músculos que te duelan tienes más probabilidades de aliviar tus dolores musculares.

No masajees los huesos, en especial los de la columna vertebral. Aplicar presión en los huesos puede causar dolor.

Para que un masaje sea eficaz no es necesario que le dediques mucho tiempo. Un masaje rápido de diez minutos puede marcar la diferencia.

Evita la parte delantera de la garganta. Aplicar presión en esta zona causará mucho dolor.

Nunca trates de hacer crujir los huesos del cuello o la espalda. Podrías causarte alguna lesión.