Publicado el

Beneficios de aplicar frío y calor en tu masaje

¿Alguna vez te has hecho un masaje? ¿Sabías que aplicar frío y calor tiene múltiples beneficios para tu salud?. Así como lo lees, los masajes con calor o con frío posiblemente sean una de las técnicas más antiguas y muy utilizadas a la hora de aliviar dolores, especialmente musculares o de articulaciones.

Pero, ¿cuál es mejor para ti, un masaje con frío o con calor? O mejor dicho, ¿cuándo es más conveniente aplicar calor en un masaje, y cuándo es mejor aplicar frío?. Aquí te lo explico todo.

Hoy en día podemos encontrar en los sillones de masajes opciones como el control de la temperatura, ya sea para aplicar calor o frío en ciertas zonas. Y es que esto ya se viene aplicando desde hace mucho en los spa, con los masajes con piedras volcánicas o las bañeras con hielo que usan los atletas.

La crioterapia por su lado, en forma de baño frío existe desde la antigüedad, pero es solamente desde los años 70 que la aplicación de bolsas de hielo, o spray frio comenzó a interesar a científicos alrededor del mundo.

No es de soprender, pero los japoneses fueron los primeros en exponer la crioterapia al mundo y a la ciencia. Esto permitió la evaluación de los resultados obtenidos por la reducción de la temperatura cutánea.

En junio 2011, este método fue utilizado por primera vez en la competencia de ciclimo profesional Criterium Du Dauphine Liberé. Y hasta el dia de hoy, esta técnica es muy utilizada para las sesiones de crioterapia con el fin de ayudar a los deportistas a recuperarse después de haber realizado un gran esfuerzo físico.

¿Cómo funciona la crioterapia?

La crioterapia o frío provoca la vasoconstricción (estrechamiento de los vasos sanguíneos) lo que lleva inmediatamente a la vasodilatación (aumento del diámetro de los vasos sanguíneos). Este proceso activa la circulación sanguínea, en particular la microcirculación, la cual permite a las células estar correctamente nutridas y drenadas, para poder a su vez alimentar bien los órganos.

Al aumentar la circulación, el frío convierte el cuerpo en más reactivo. Este tratamiento y masaje es altamente eficaz contra la celulitis, la formación de varices, la sensación de piernas pesadas e incluso la caída del cabello.

También libera endorfinas las cuales reducen el estrés y aportan una sensación de bienestar. Estas endorfinas alivian los dolores musculares y articulares.

El frío tiene un efecto analgésico, razón por la cual ponemos desde tiempos milenarios una bolsa de hielo en caso de hematomas. Las ventajas del frio son reconocidas por los fisioterapeutas, quienes incluso tratan ciertos dolores gracias a aceites o cremas a base de mentol, el cual da una sensación de frío.

Beneficios de los masajes con frío

Realizar masajes con frío favorece la pérdida de calorías eliminando la grasa blanca. De hecho, el cuerpo hace más esfuerzo para mantener la temperatura corporal al rededor de los 37 °C, con lo que quema de esta manera calorías en un ambiente más fresco. Sin llegar hasta muy lejos, tienes un mejor sueño cuando tomas una ducha fría antes de dormir o disminuyes un poco la calefacción en la noche.

Intenta también tomar caminatas de noche, esto aumentará tu gasto de energía durante horas y a su vez aumentará tu energía. El frío en el cuerpo también hace que tu mente funcione mejor, las temperaturas cálidas tienden a agotar nuestros recursos como la glucosa, la cual usa nuestro cerebro para un buen funcionamiento en el aspecto de la toma de decisiones. Es por esto que el frío es muy importante para la mente.

Asi mismo, reduce la inflamación y combate las enfermedades, por ello muchos atletas se sumergen en baños de agua helada o bien se colocan bolsas de hielo en el músculo afectado para reducir la inflamación y el dolor.

Cuándo NO usar terapias de frío

Es mejor evitar el frío y masajes con hielo si existe riesgo de calambres, tu temperatura corporal ya es baja o la zona afectada está entumecida.

Tampoco es recomendable usar frío cuando exista una herida abierta o una ampolla o si la persona tiene una hipersensibilidad hacia el frío. Ten en cuenta que en muchos casos los masajes con frío ayudan a aliviar dolor, pero no a reparar tejidos.

Además, es conocido que los dolores de espalda no suelen mejorar aplicando masajes con frío, ya que suelen ser en muchos casos relacionados a tensión muscular, y con el frío pueden incluso empeorar. En esos casos, mejor aplicar una terapia de calor.

Masajes aplicando calor

Por otro lado, tenemos la aplicación de calor en los masajes o termoterapia, éste también tiene muchos beneficios para tu cuerpo. Primero, el calor permite relajar los músculos y dilatar los vasos sanguíneos. Además es eficaz para aliviar las contracturas o los calambres, y tiene propiedades regenerativas, por lo que ayuda a los tejidos a curarse más rápido.

El calor, al igual que el uso del frio como terapia, libera endorfinas las cuales reducen el dolor y dan una sensación de bienestar. Tomar un baño caliente o recibir un masaje con la ayuda de aceites esenciales provocan un efecto de calor, lo cual es una ayuda contra el estrés. El calor favorece la eliminación de la tensión y la descongestión muscular, lo que es complementario a los masajes que realizan los masajistas o fisioterapeutas.

Existen diversos medios para aprovechar los beneficios del calor entre los más conocidos o populares se encuentran el sauna y el hamman. Estos dos ambientes son sitios de relajación. Ellos también mejoran la respiración de ciertos pacientes que sufren asma. Pues el calor, además de liberar toxinas, dilata los poros.

Este tipo de técnicas son posibles gracias aparatos para masaje, el uso de compresas calientes o simplemente tomar un baño caliente. El efecto que logramos se usa contra las contracturas, los dolores de espalda y es utilizado también para calmar los calambres.

Cuándo NO usar terapias de calor

En general, cualquier lesión que ha implicado calor en una zona, no obtendrá ningún beneficio si se le aplica calor, como podría ser una herida reciente, infecciones o quemadas.

Por lo tanto, no uses calor si la piel está caliente, roja o inflamada, si tienes una herida abierta, dermatitis o si el área afectada está dormida. Es importante saber en qué casos un masaje puede ser de ayuda con una u otra temperatura. Incluso existen tratamientos que mezclan tanto frío como calor para lograr mejores resultados.

El uso del calor para los atletas

Para los atletas es más común el uso de frío pero, la persona que pasa por lo menos 2 veces a la semana en el sauna después del entrenamiento y con un tiempo mínimo de 30 minutos es capaz de aumentar un 30% su nivel de rendimiento. Por supuesto, esto no pasa de la noche a la mañana, se necesita que por lo menos reciba 3 semanas el tratamiento de sauna.

Existen muchos beneficios del calor para los atletas, y es que reduce la tensión cardiovascular y disminuye la frecuencia cardíaca al hacer ejercicio. Asi mismo, aumenta el flujo sanguíneo en los músculos y con ellos se suministran más nutrientes y oxígeno al cuerpo. También abre los poros elevando la taza de sudor y con esto el calor corporal puede mantenerse más bajo incluso realizando grandes esfuerzos.

Beneficios del calor para tu cerebro y corazón

Al envejecer, es normal que se pierdan neuronas en muchas partes del cerebro. Sin embargo, los baños calientes o de sauna pueden ser una buena estrategia para ralentizar o prevenir el envejecimiento del cerebro.

Finalmente, los beneficios para el corazón están estrechamente relacionados con el tiempo que tiene calor, es decir, tu ritmo cardíaco aumenta, al igual que al hacer ejercicio. Lo que ocurre es que las células musculares que cubren los vasos sanguíneos se relajan y por ultimo los vasos sanguíneos se dilatan.

Por lo que te recomiendo mucho visitar un sauna al menos 3 veces por semana, asi se reducirá grandemente los porcentajes de padecer enfermedades cardíacas.

Otra opción es hacerte con un sillón de masajes, muchos de ellos tienen la opción de dar masajes con calor lo cual te evitaría las salidas al spa.