Publicado el

Los 7 mejores masajes para tu salud

Los masajes no son algo nuevo, desde tiempos milenarios las personas han usado los masajes como primera herramienta terapeutica natural contra el dolor. Existen distintos tipos y para cada uno se utilizan diferentes técnicas y sirven para diferentes propósitos: estimular el sistema inmunológico, relajar los músculos o aliviar el dolor.

En general, el masaje consiste en la manipulación de la piel, los músculos y los tejidos blandos del cuerpo, usualmente con las manos. Aunque hoy en día existe diversos aparatos que usan elementos mecánicos, de aire y calor sobre la superficie coporal para emular un masaje en un spa.

Aquí te dejo los 7 mejores tipos de masajes que debes probar y los beneficios que tienen para tu salud.

Cuando escuchas la palabra masaje, seguro te imaginas acostado en una camilla, en una habitación con luz baja, música relajante e incienzo, mientras un profesional te masajea la espalda y los pies con aceites aromáticos. Esto suena muy bien, ¿no? pero, un masaje también puede ser un entrenador de fútbol presionando y estirando con fuerza las extremidades de sus jugadores y tomando baños en tinas con hielo.

Con te decía, existen muchos tipos de masajes dependiendo del propósito que busquemos. Lo que si es cierto es que los masajes tienen incontables beneficios para nuestra salud. 

A menudo, estos sirven para aliviar síntomas comunes de varios tipos de artritis: disminuir el dolor y la rigidez, reducir la ansiedad, mejorar la amplitud del movimiento de las articulaciones y promover un sueño más reparador, disminuir el estrés y los dolores de cabeza.

Masajes contra las enfermedades

Incluso se ha demostrado que el masaje reduce la fatiga, el dolor, la ansiedad y las náuseas que a menudo tienen los pacientes con cáncer, según el Dr. Ki Y. Shin, médico rehabilitador y profesor adjunto en el Departamento de Cuidados Paliativos y Medicina de la Rehabilitación del M.D. Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas. Si bien no es un tratamiento contra el cáncer, el masaje parece aliviar los síntomas de la enfermedad y ayuda a los pacientes a enfrentar los efectos secundarios del tratamiento. Mejora la satisfacción con las estadías en el hospital y también puede mejorar la calidad de vida.

Puedes preguntarle a cualquier profesional de la salud la importancia de darle al cuerpo la recuperación y descanso que se merece. Si buscas relajarte y reparar tus músculos, existen varios tipos de masaje que puedes probar, aquí te dejo los más conocidos y con lo que puedes obtener los mejores resultados.

Shiatsu

El Shiatsu es una técnica terapéutica que trabaja sobre la ruta de los meridianos de acupuntura y maneja la energía a través de la respiración y la presión. En japonés, shiatsu significa presión con los dedos y toma su inspiración en la medicina china.

Este masaje es ideal si practicas algún deporte intenso o de alto impacto, como boxeo, crossfit o tomas largas carreras en la trotadora. Para el masaje shiatsu, el terapeuta utiliza una presión rítmica variada en ciertos puntos concretos del cuerpo. Estos puntos se denominan puntos de acupresión y se cree que son importantes para el flujo de energía vital del cuerpo, llamado chi.

En este tratamiento, también puedes esperar mucha elongación de las extremidades lo que aumentará tu movilidad y flexibilidad. Este tipo de masaje es muy relajante aunque la presión sea constante y no deja ningún dolor posterior. Es por eso que se está convirtiendo en un masaje cada vez más popular realizado por masajistas profesionales y que también encuentras en sillones de masaje.

Sueco

Si tu idea de masaje es como la del inicio de este artículo, en un ambiente relajado, música suave y  tan reconfortante que podrías dormirte, el masaje sueco es ideal. Es un masaje excelente para personas que buscan algo tradicional. La intensión del masaje sueco es estimular la circulación sanguínea y ayudarte a relajar el cuerpo, especialmente para personas que sufren de tensión en la cadera o dolor en las piernas.

Podrás disfrutar de movimientos suaves y largos con pequeños golpes en las capas superiores de los músculos. Este masaje también se combina con el movimiento de las articulaciones. Y es muy recomendable después de haber tenido una lesión pues además de relajarte te llena de energia.

Las cuatro formas más comunes de dar un masaje sueco:

  • Effleurage: suave, deslizando las manos, utilizado para relajar los tejidos blandos.
  • Petrissage: se aplica más presión, amasando los músculos.
  • Fricción: movimientos circulares profundos que hacen que las diferentes capas de tejido toquen unos con otros, lo que ayuda a aumentar el flujo de sangre.
  • Tapotement: un toque corto, alterno, hecho con las manos ahuecadas, los dedos o el borde de la mano.

Tejido Profundo

El masaje de tejido profundo es el mejor para prestar atención a ciertos puntos problemáticos, más dolorosos y rígidos que puedas tener en el cuerpo.  El único problema es, como su nombre lo indica que atraviesa las capas más profundas del músculo para asegurar una mejoría de adentro hacia afuera.

Durante este masaje, el terapeuta usa movimientos lentos y deliberados que se concentran en las capas donde se encuentran los músculos, tendones u otros tejidos con problemas ya sea del cuello, piernas o espalda. Aunque es menos relajante que otros tipos de masaje, el masaje en los tejidos más profundos puede ser curativo, pues alivia los patrones crónicos de tensión y ayuda con lesiones musculares, como el esguince, y contracturas en la espalda.

Masaje Tailandés

El masaje Thai fusiona el masaje tradicional con el yoga durante la sesión. La técnica es muy popular y varía dependiendo de la región de Tailandia en que se originó. Algunas técnicas trabajan más los estiramientos y la flexibilidad, mientras que otras aplican presión a los músculos y las articulaciones.

Algo muy curioso sobre este masaje es que el masajista usa su propio cuerpo para dar el masaje al cliente, teniendo una extensa variedad de posiciones y movimientos. Este tipo de masaje incluye la compresión de los músculos, la movilización de las articulaciones y la acupresión.

Al igual que el shiatsu, el masaje tailandés aliena las energías del cuerpo. Pues se ejerce una ligera presión en puntos específicos, incluyendo también compresiones y distintos tipos de posiciones. Este tratamiento es cada vez más popular debido a su resultado energizante.

Piedras Calientes

El masaje con piedras calientes es una relajante terapia de origen oriental que trabaja no sólo en el plano físico sino también en el mental, ya que ayuda a relajar tensiones musculares y a conseguir un perfecto equilibrio energético. Al igual que muchas otras terapias que se realizan mediante masajes, la terapia geotermal también produce notables mejoras en el bienestar general de nuestro organismo.

Para este tipo de masaje, el masajista coloca piedras lisas de origen volcánico calentadas a 62 grados en ciertas áreas del cuerpo, como los puntos de acupresión. Las piedras se pueden deslizar suavemente sobre la piel o se pueden dejar estáticas. Utilizadas junto con otras técnicas de masaje, las piedras calientes pueden ser muy relajantes, ya que transmiten calor al interior del cuerpo.

Reflexología

La reflexología es un método alternativo de curación de origen asiático basado en la creencia de que aplicar presión en áreas específicas de los oidos, manos y los pies restablecerá la salud en otras partes del cuerpo. Los reflexólogos creen que estos puntos reflejos corresponden a diferentes órganos y sistemas del cuerpo, y que presionarlos crea beneficios reales para la salud de la persona. Por ejemplo, presionar el dedo gordo del pie debe de curar el dolor o las lesiones del cerebro.

Su finalidad no solo es aliviar el dolor o estimular la curación, sino también disminuir el estrés y la ansiedad.

Lomi Lomi

El lomi lomi es originario de la antigua Polinesia, y se dice que los hawaianos aprendieron el masaje observando los movimientos de las ondas del mar, por eso también algunos creen proviene de Hawaii. Se considera una práctica curativa integral que puede abarcar dieta, oración, meditación y otras técnicas de sanación además por supuesto del masaje de los músculos y los tejidos.

El masajista utiliza el antebrazo, brazo y codo para masajear todas las partes del cuerpo en movimientos progresivos, alternado los fuertes con los suaves.

Sillón de masajes

Si la idea de que un masaje a cargo de un desconocido te genera más estrés que relajación, tener un sillón de masajes en casa es tu solución. Las sillas de masaje pueden aliviar la tensión muscular y el dolor de espalda de la misma forma que el masaje manual.